@MARCOSHERMES

Sepultura: Muy lejos de la tumba

SepulQuarta es el nuevo álbum de la banda brasilera, un testimonio de la pandemia y la hermandad en el metal. El guitarrista Andreas Kisser repasa la historia del cuarteto y su evolución creativa, habla sobre Bolsonaro y expone el desafío de enfrentarse al alcoholismo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Andreas Kisser (La entrevista Rolling Stone)

Los listados que enumeran a las más grandes bandas iberoamericanas de todos los tiempos siempre parecen incompletos; en ellos figuran -como es apenas obvio- Café Tacvba, Héroes del Silencio, Soda Stereo, Caifanes, y otras infaltables, sin embargo, la mayoría de estos conteos ignoran a los vecinos del Brasil.

Os Mutantes, Os Paralamas do Sucesso, Skank, Titãs, Pato Fu o Los Hermanos (por nombrar solo algunas), suelen quedar por fuera, y sorprendentemente se omite también el nombre de Sepultura. Por alguna razón –que puede estar relacionada con el idioma, las características del mercado o un asunto estilístico– dejamos a un lado al gigante de habla portuguesa, y a la banda que ha llegado más lejos entre todas las iberoamericanas. El nu-metal no habría sido lo mismo sin Sepultura, y gente como Lars Ulrich, Phil Anselmo o Corey Taylor, no darían su testimonio para el documental de una agrupación que no tuviera un enorme impacto global.

Ninguna como Sepultura ha logrado grabar su nombre entre las más grandes de un género durante tanto tiempo. Ahí parece no haber discusión. Soda Stereo llegó a ser enorme, pero su alcance se concentra estrictamente en una parte de este continente. Personajes como Shakira, Ricky Martin o J Balvin han alcanzado estrellatos fulgurantes, pero es claro que su lugar se encuentra bastante lejos del rock, ni hablar del metal, especialmente cuando acabamos de oír lo que pasó hace poco con Wherever I May Roam.

Han pasado ya 34 años desde que Andreas Kisser se encontró con Sepultura en Belo Horizonte, y de ese encuentro solo se mantienen en el barco dos personajes, él y el bajista Paulo Jr. La banda ha superado crisis muy profundas, especialmente a raíz de la salida del cantante y guitarrista Max Cavalera en 1996. En ese momento se dijo de todo: que Sepultura nunca sobreviviría, que sin Max ya no era Sepultura, que deberían cambiar el nombre, etcétera, etcétera. Y todo indica, con evidencias contundentes, que lo malos presagios estaban errados. Para tener en cuenta: Igor Cavalera, hermano de Max, continuó en la banda por 10 años más tras el retiro de su hermano; por algo sería.

De cualquier modo, piensa en cuántas de las grandes bandas permanecen durante décadas con sus alineaciones intactas, no contarás muchas, y si sigues quejándote porque Metallica no ha hecho otro Master Of Puppets o porque Sepultura no está repitiendo lo que hizo con Roots, pues simplemente estás en la década equivocada. Ya pasaron 25 años, y has tenido tiempo suficiente para superarlo.

Andreas Kisser (guitarra), Eloy Casagrande (batería), Paulo Jr. (bajo), y Derrick Green (voz, el único no brasilero de la agrupación), parecen cada día más fuertes como banda. Desde la llegada de Green en 1997, nunca han mirado atrás en sus esfuerzos creativos, y han desatendido a las críticas anquilosadas. Discos como Machine Messiah (2017) y Quadra (2020), han recibido grandes elogios de la crítica, y este último se convirtió en su disco más exitoso desde Against (1998).

Con uno de sus mejores discos bajo el brazo, la banda estaba lista para salir de gira en 2020, pero la pandemia les cambió los planes, como a todos nosotros. Sin embargo, no se quedaron quietos, y en estos días andan presentando un sorprendente nuevo álbum, SepulQuarta, en el que invitados como Scott Ian (Anthrax), Devin Townsend, Alex Skolnick (Testament), Phil Campbell (Motörhead), João Barone (Paralamas), Phil Rind (Sacred Reich) o Matthew K. Heafy (Trivium), los acompañan al reinterpretar algunas de las canciones más emblemáticas de su historia. “Estamos muy contentos, SepulQuarta fue un disco que nació de cero en la pandemia, fue la vida saliendo de la muerte. La portada representa eso, ese pajarito envuelto en las flores, así fue como nos sentimos”, ha dicho Kisser.

CONFINAMIENTO PRODUCTIVO: De izquierda a derecha: Andreas Kisser, Derrick Green, Paulo Jr. y Eloy Casagrande. @MARCOSHERMES

Este lanzamiento, además de la reapertura de las giras y festivales le permitirá a Sepultura desplegar ante sus fans la fuerza que ha estado contenida durante tantos meses, y seguramente el baterista Eloy Casagrande golpeará su instrumento con más potencia que nunca, teniendo en cuenta el orgullo que representa el hecho de ser elegido recientemente como Mejor Baterista del Metal por los lectores de Modern Drummer, la biblia de la percusión a nivel mundial. Los resultados de las encuestas de MD son palabra de Dios, y ponen a Casagrande al lado de los más grandes de la historia.

“Ser músico en el Brasil es como matar a un león todos los días”, dijo Eloy al celebrar su premio en las redes sociales. “Tenemos que borrar la sombra de una sociedad que nos juzga e intenta acabar con nosotros”, añadió, además de calificar el reconocimiento como una victoria para toda la banda.

Hace algunas semanas, antes de que se hicieran públicos los resultados del sondeo, y poco después de haber hecho comunicado públicamente que había dejado la bebida hace ya más de un año, Andreas Kisser nos atendió desde su casa para hablar un buen rato sobre la que ha sido –sin lugar a dudas– la banda más grande (en términos de trayectoria, alcance e influencia) que Iberoamérica le ha dado a la música global.

¿Cómo ha vivido Sepultura la pandemia?

Sin duda ha sido un año muy especial porque teníamos el nuevo disco, Quadra, que salió en febrero de 2020, y estábamos listos con muchas giras por el mundo, los festivales de verano, la gira americana con Sacred Reich, Asia, Japón y todo… pero como saben, por la pandemia lo cancelamos todo. En la semana en que estábamos listos para viajar para EE.UU. todo paró, fue una situación que nunca había acontecido en el pasado, con nadie.

Ahí empezamos a pensar en diferentes caminos para mantener el grupo unido, mantener el contacto con los fans, y la tecnología fue lo que más nos ayudó. Claro, usábamos tecnología antes de la pandemia, pero en 2020 lo comenzamos a hacer con más fuerza, y ahí inventamos este evento todos los miércoles, la SepulQuarta. ‘Quarta’ en portugués es miércoles, el cuarto día de la semana, manteniendo la conexión con la temática del disco Quadra, la numerología, la geometría y todo eso.

A las cuatro de la tarde, todos los miércoles teníamos este evento con cuatro subeventos: la intro, el live Q&A, el performance de un tema de Sepultura, y también un storyteller hablando del pasado. Ha funcionado muy bien, en 2020 mantuvimos el grupo enfocado con un objetivo, trabajando, hablando de ideas, tocando la historia de Sepultura. Invitamos a muchos amigos músicos, y no solo amigos de la música, también deportistas de skateboard, por ejemplo, o gente de la prensa.

Al principio no teníamos la idea de hacer un disco, solamente empezamos miércoles a miércoles, viendo qué íbamos a hacer, y claro, pensando en los temas de Sepultura que no habíamos tocado en las giras, temas más oscuros, y también los clásicos, había tiempo para hacer todo. También usamos la SepulQuarta para lanzar un videoclip nuevo con Guardians of Earth. Fue un evento muy importante para nosotros, que mantuvo el grupo unido, como dije, y al final teníamos tantas canciones, con tantos invitados, que decidimos hacer el disco, porque fue algo único, muy diferente.

No es un disco en vivo en el escenario, pero tampoco en el estudio, es una situación completamente diferente, y en situaciones normales sería casi imposible hacer un disco así, con tantos invitados, o arreglar todo eso en el estudio. Fue un trabajo increíble, que empezó solamente como este evento para Internet, y al final vimos que teníamos un material muy exclusivo e importante para marcar esta época que estamos pasando.

Sepultura presenta un nuevo álbum en el que recorre su historia en compañía de grandes figuras del metal mundial.

Uno podría imaginar que no se preocuparon tanto por la parte técnica porque las circunstancias no permitían cuidar mucho la producción y la calidad del sonido, supongo que se esforzaban más por capturar la magia del momento…

Sí, claro que para el álbum llamamos a un profesional de la mezcla, un chico de aquí, de Brasil, que trabajó con nosotros para masterizar y mezclar el disco, eso fue diferente. Pero, para los eventos en 2020 yo mezclé. Yo tengo los conocimientos suficientes para hacer eso y fue muy homemade, porque esa era la idea. No teníamos condiciones para salir de casa, para encontrarnos en las salas de ensayo para practicar e intercambiar ideas, entonces la SepulQuarta fue muy importante para eso, y fue muy bueno hacerlo así, sin preocuparse mucho por la producción. Muchos cantantes han mandado su voz grabada en un baño, otro baterista ha grabado solamente con su móvil, afuera de su casa, en medio de la naturaleza, sin micrófono, sin nada.

Todo funcionó muy bien porque el espíritu estaba ahí, entonces fue muy importante, y estoy muy contento de tener esta posibilidad de crear un disco de la nada. No teníamos idea de que teníamos un material tan complejo, y también muy fácil de hacer, porque todos los que estuvimos involucrados en el proyecto lo hicimos con muchas ganas. Todos los invitados y las personas que estuvieron involucradas en el proyecto fueron muy profesionales, mandando sus videos, sus audios, para que yo pudiera mezclar las cosas aquí. También nuestro webmaster, Bruno Leandro, ha hecho un trabajo increíble con la edición de los videos y todo lo demás. Fue un gran trabajo de equipo, de la gente de la prensa de Sepultura, y los managers. Fue increíble, fue una cosa que mantuvo a Sepultura muy activa pensando en cosas, tenemos un trabajo muy bueno en nuestras manos y estamos muy orgullosos de haberlo hecho.

Hace un tiempo pudimos ver en Netflix el documental de Endurance, que puede ser complementario a este SepulQuarta de alguna manera, porque también se entiende como un repaso por la historia de la banda en compañía de muchos amigos…

Sí, claro, el escenario de Sepultura ha sido siempre una celebración; siempre tenemos amigos en los camerinos, y de ahí los llamamos para que nos acompañen. Principalmente comenzamos con los instrumentos de percusión, en Chaos A.D. o en Roots, ahí veíamos la posibilidad de tener hasta personas que no son músicos, amigos, hermanos, mi abuela [Risas], quien sea, para ponerlos en el escenario solamente con una baqueta en la mano para participar y hacer parte de la fiesta.

El documental es eso, hablar un poco de la historia, principalmente con Derrick, porque mucha gente había conocido solamente una versión, y ahí tuvimos la posibilidad de contar nuestras experiencias. El director Otavio Juliano ha hecho un trabajo increíble, estuvo casi ocho años con nosotros en las giras, fue a Indonesia, hicimos dos discos, vino el cambio de baterista de Jean Dolabella por Eloy. Él estaba ahí filmando y registrando todo, ha hecho un trabajo increíble también en la dirección; es una manera de tener un punto de vista sobre nosotros, y quedó muy artístico, me encantó.

Ahora que mencionabas eso de los invitados en el escenario, recordé cuando Sepultura vino a Colombia en el año 2000, ya con Derrick, La Pestilencia fue la banda telonera, y tú los acompañaste cuando tocaron N.I.B [de Black Sabbath], luego ellos los acompañaron a ustedes en las percusiones en otro momento…

No recuerdo eso muy bien, pero sí, este es el momento de interacción, de llamar a los amigos, a las bandas. Con Pantera, por ejemplo, en el 94 hicimos una gira juntos por Estados Unidos, ese era el momento más esperado, porque tenían pirotecnia y fuegos artificiales, lo que sea, siempre ha sido una fiesta. Y claro, con las bandas de apertura también se da la posibilidad de hacer una fiesta al final, siempre es muy divertido.

Siendo una banda brasilera, Sepultura llegó a ser una banda global, y ahora, de alguna manera se le ha vuelto a ver como banda brasilera, pero en un mundo tan globalizado parece que el metal se ha descentralizado; EE. UU. e Inglaterra ya no son el centro, ya ves a Gojira en Francia, a Meshuggah y Opeth de Suecia, ves también el caso de System of a Down…

Sí, por supuesto, Italia también lo ha logrado con Lacuna Coil, y Polonia con Behemoth, creo que es como una democracia del metal. El propio Sepultura ha viajado por 80 países, en casi 37 años de historia. Ahí vemos cómo el heavy metal abre las puertas.

Tuvimos problemas muy raros, en Egipto, en el Líbano, por la religión o por la política interna, por cosas así trataban de cancelar los conciertos, pero fuimos a Georgia, fuimos a India, a África del Sur, a Indonesia, a muchos, muchos sitios, muchos países de culturas diferentes, y esto ha ayudado a nuestra música, nuestras ideas, tenemos amigos y conocidos en todo el mundo.

Ahora, por ejemplo, podemos saber cómo está allí la pandemia, no necesitamos de la prensa oficial o las fake news de la Internet, tenemos el contacto directo con amigos y fanáticos que intercambian ideas e información, es muy rico tener eso.

Ahora nos vemos mucho más, hay bandas grandes, con influencia, haciendo cosas originales, y haciendo una escena muy especial más allá de Estados Unidos e Inglaterra, claro que Alemania también siempre fue fuerte con Scorpions y otras cosas así.

Yo tengo un programa de radio acá hace nueve años, se hace en São Paulo junto con mi hijo Yohan, que tiene 24 años, y es increíble porque son muchas las bandas de metal que hacen cosas mezcladas con diferentes elementos de la cultura y otros estilos. Muchas mujeres también están haciendo música, no solamente como cantantes, sino como instrumentistas, tocando guitarra, bajo y batería. Es muy lindo verlo y tener ese contacto por la radio, tener la posibilidad de abrir un espacio, que es tan difícil para las bandas que no tienen un sello o un apoyo. La creatividad y las posibilidades de los músicos aquí en Brasil son increíbles; el metal es muy rico acá porque hay diferentes lenguajes, géneros y estilos muy interesantes dentro del metal brasilero.


Sepulquarta ofrece furia abrasadora en Mask, poderosas voces femeninas en Hatred Aside, hipnotismo acústico en Kaiowas, y exotismo progresivo en Phantom Self.


Para ustedes fue determinante el momento en el que decidieron incluir las raíces brasileras en su trabajo, cuando ya los veíamos con el pandero, con el birimbao, ese fue un punto de ruptura, ¿crees que eso hizo la gran diferencia y que ese carácter único de la música brasilera llevó a Sepultura a la cima del metal mundial?

Sí, creo que sí, pero empezó paso a paso; empezó cuando tuvimos la oportunidad de firmar un contrato con Roadrunner, que lanzó un disco mundialmente con Beneath the Remains en el 89, y empezamos a viajar por el mundo. Ahí nos abrieron la cabeza con mucha información, muchas experiencias, mucha cultura. Conocimos a Lemmy de Motörhead en Londres, tocamos con King Diamond en Nueva York, conocimos a Biohazard, a Sacred Reich, y muchos otros grupos. Conocimos la escena de California, a Metallica, James Hetfield y Lars Ulrich nos fueron a ver.

Entonces, ese contacto con nuestros ídolos fue una gran motivación, y al mismo tiempo nosotros entendimos que Sepultura era de Brasil, y Brasil es un país único y muy musical; la percusión y los carnavales son muy pesados, solamente necesitaban una guitarra con distorsión, nada más [Risas]. Y ahí empezamos a utilizar eso con la experiencia, paso a paso, despacito, como la canción [Risas].

En Arise -el primer disco grabado fuera de Brasil, en Estados Unidos con Scott Burns en el Morrisound Studios- comenzamos con los sonidos de América del Sur, la introducción de Altered State que abre el lado B, en vinilo, empieza con una cosa más suramericana, con percusión, con las flautas peruanas y cosas de la selva. Y claro, con la gira de Arise fuimos más lejos, a Japón, a Australia, hicimos una gira con Ozzy Osbourne, Alice in Chains, Ministry, y tocamos en grandes festivales como Dynamo, Rock in Rio en Brasil. Realmente fue una explosión, y empezamos a usar más las cosas de Brasil, claro que Chaos A.D. y Roots fueron la consecuencia del trabajo de Beneath the Remains Arise, y desde Roots tenemos la percusión como una parte normal de nuestra música.

En todos los discos tenemos algo de los ritmos brasileños, no solamente percusión, también melodías de la música regional de Brasil, y como la cultura musical brasileña es tan gigante y tan rica, siempre hay algo nuevo para explotar, y es lo que hacemos, siempre tenemos ese mismo espíritu para trabajar con cosas nuevas.

El Sepultura del siglo XXI se muestra cada vez más progresivo, y creo que se siente particularmente en los dos últimos álbumes [Machine Messiah de 2017 y Quadra de 2020]. Hay una transformación evidente en el sonido de la banda, del 2000 para acá van explorando otros caminos y empiezan a entrar otras músicas del mundo, no solo de Brasil, ¿cómo describirías la evolución que han tenido en este siglo?

Es una evolución constante, siempre, porque Sepultura tiene su concepto en el presente, no estamos en el pasado y tampoco en el futuro, estamos acá, ahora, siempre trabajando con los elementos que tenemos ahí. No podemos viajar al pasado para hacer las cosas de nuevo, no es lo que buscamos. Respetamos nuestra historia, sabemos lo que es Sepultura, sabemos de dónde venimos, pero siempre estamos buscando cosas nuevas en la música, viajando por el mundo, viendo culturas diferentes, trabajamos con grupos percusionistas de Japón, de Francia, de otros lados de Brasil, siempre aprendiendo algo nuevo.

Logramos mucho con eso al aprender y escuchar cosas diferentes. Por ejemplo, cuando voy en un taxi o en un Uber, yo no pido que cambien la estación de radio, puede ser una estación religiosa o una estación de funk carioca, que es horrible, pero para mí es una experiencia. Si estoy ahí en un carro, y está sonando, ¿por qué no darle una oportunidad a algo nuevo? En la música yo hago así, y en la vida también, viajamos por tantos países con religiones diferentes que tenemos que respetar, porque es un punto de vista diferente del mundo, del planeta, del cielo, de la muerte, de la familia, de las mujeres. Y no están equivocados, porque fue la educación que tuvimos, estamos ahí con nuestro punto de vista porque fuimos educados de una manera diferente. Quadra habla de eso, de las reglas, las ideas, los conceptos, de dónde vienen, por qué uno cree en lo que cree, por qué defiende ideas sin saber de dónde vienen. Siempre estamos viviendo el presente, creciendo.

Yo me siento mejor que nunca, como músico, como compositor, como performer, nosotros como Sepultura, Eloy, Paulo y Derrick sienten lo mismo, estamos en un momento muy bueno, muy fuerte, muy organizado afuera del escenario con los managers, con las cosas burocráticas del sello; Nuclear Blast es una casa increíble para nosotros, tenemos acá a BMG, que está haciendo un trabajo fantástico, como hace mucho no teníamos en Suramérica, estamos muy contentos con eso también.

Solo la pandemia nos privó de salir, pero vemos que los conciertos están volviendo, los festivales; Sepultura hará muchos festivales el próximo año. Tenemos una gira en Europa ahora en noviembre y diciembre, estamos trabajando muy duro para lograrlo. La idea ahora es tocar Quadra, porque la evolución pasa por eso, la evolución es en el escenario, en directo, el intercambio de energía con la gente, con el público, eso nos hace mucha falta. Es lo que estamos trabajando ahora, y nuestro foco principal es volver a los escenarios, a las giras y a tocar, para oír las canciones de Quadra y pensar en el próximo trabajo. Estamos con muchas ganas de volver.

AL FRENTE DE LA SEPULNATION: A finales de los 90, Andreas Kisser tuvo que asumir el liderazgo de la banda que ha sobrevivido con orgullo a pesar de las críticas y las tendencias. @MARCOSHERMES

En estos días Metallica presentó este álbum de covers hechos por otros artistas, y la gente suele criticar a esa banda con mucha facilidad, pero creo que sin ese Black Album, probablemente Tool no habría llegado hasta donde ha llegado, tal vez Gojira o System of a Down no habrían llegado tan lejos si Metallica no hubiera dado ese paso hacia el mainstream, ¿cuál es tu perspectiva ahí? ¿Cómo ves ese fenómeno?

Por supuesto, no solo esas bandas, todas. Creo que el Black Album es una revolución para las posibilidades del metal, y es un disco único, no solamente en la historia de Metallica, sino en la historia de la música, lo pone en un lugar muy especial en la historia del rock & roll. La producción, las canciones, las letras, los solos de guitarra, el bajo, principalmente viniendo de …And Justice for All que no tenía bajo [Risas], yo amo ese disco, es disco increíble, pero el sonido del Black Album es perfecto.

Creo que no se trata solamente de las conexiones o influencias técnicas de la música, también está la actitud de poner el metal más adelante, de realmente romper los límites con Bob Rock, por ejemplo, que venía de producir a Mötley Crüe o The Cult, el presentarse en la gira como Def Leppard, y tener esa estética un poco diferente frente a lo que Metallica estaba haciendo hasta aquel momento. Y cojones, ¿no? Esto es de cojones al hacer lo que piensan. Metallica es así, es una influencia increíble, como dije, no solo musicalmente, sino en la actitud.

Some Kind of Monster es un documental increíble, muy pesado, y ellos abren las puertas de su intimidad, de sus cosas más difíciles. Aquel disco, el Black Album, es realmente increíble; creo que The Unforgiven puede ser una de las mejores canciones ahí, Nothing Else Matters también, un paso muy diferente para Metallica. ¡Hasta Shakira ha grabado canciones de Metallica! [Risas]. Es una cosa increíble, la influencia con gente como Apocalyptica, de Finlandia, músicos clásicos a quienes les encanta el metal, han hecho versiones increíbles también. Entonces, Metallica es como los Beatles, creo que tiene una influencia en el mundo del metal como los Beatles la tienen en el mundo normal [Risas].

¿Cómo has visto la forma en que el gobierno de Bolsonaro ha manejado la crisis del coronavirus?

Bueno, probablemente es el peor gobierno de la historia del país y del mundo. Hemos visto a Donald Trump y también a otros países donde tienen gobernantes y presidentes horribles, pero en Brasil estamos pasando por el peor, con su ignorancia da pasos hacia un pasado oscuro, sin respeto por las nuevas ideas, por los nuevos conceptos, la naturaleza, la selva amazónica, la cultura brasilera, todo…

Es un caos, principalmente en momentos de pandemia, donde la humanidad está pasando un periodo muy difícil y acá en Brasil estamos con lo peor. No es un líder, no es una figura que estimule, que motive, que respete al pueblo brasilero; respeta solamente a su grupo, que son pocos, y están ahí todavía acreditando a este líder. Y no se puede llamarle líder a una persona así, es una persona que crea más confusión, y se supone que está ahí para organizar, para dirigir, para hablar, para escuchar, principalmente.

Brasil es un país muy grande de norte a sur, con muchas ideas diferentes, muchas tendencias políticas; y como presidente de Brasil, un gran líder tendría que organizarnos a todos juntos para pelear con este virus, porque es una guerra mundial contra un virus invisible. Y acá en Brasil están pensando en la política, en derecha, en la izquierda, lo que es familia, lo que no es familia; son estúpidos, es una ignorancia increíble. Nunca pensé que vería una cosa así en Brasil, con la gente saliendo de los armarios, como decimos aquí en Brasil, sale la gente oscura y conservadora al extremo.


“… Brasil es un país único y muy musical; la percusión y los carnavales son muy pesados, solamente necesitaban una guitarra con distorsión”.


Hablemos de gente más amable, ¿cómo describirías a Derrick?

Como tú dijiste, es un gigante amable [Risas]. Derrick es una persona increíble que llegó a Sepultura en el momento más difícil de nuestra historia, cuando no solamente perdimos al cantante, sino a toda la estructura de empresarios, la confianza del sello y todo eso, empezamos prácticamente de cero para reconstruir toda la historia y toda la estructura de Sepultura; él fue fundamental para eso. Cuando estábamos buscando algo nuevo había mucha gente, clones de Max como cantantes, visualmente parecidos, pero eso habría sido muy fácil, poner a alguien ahí para que cante Roots Refuse/Resist, no era lo que estábamos buscando.

Entonces, Derrick llegó para empezar una vida nueva, y es un gigante; nunca bajó la cabeza, sufre criticas hasta el día de hoy, y lidia muy bien con eso, aprende mucho de eso.

Es un chico muy inteligente, es un chico del mundo; no es un norteamericano encerrado en Estados Unidos, vivió en Ámsterdam, en Berlín, en São Paulo, vivió en muchos sitios diferentes en EE. UU., como Cleveland, California o Nueva York. Entonces, es un ciudadano del mundo, una cabeza muy abierta que está escribiendo letras en su mejor momento; realmente tiene una manera única de escribir, principalmente en Machine Messiah y Quadra. Claro, discutimos los temas, las direcciones que vamos a tomar y todo, pero la palabra final va a ser del cantante. Derrick también es un gran amigo, siempre está en los mejores y peores momentos; ya son veintitantos, no sé cuántos años desde que estamos juntos, y construimos algo muy fuerte, muy sincero, muy verdadero. Es un chico fantástico.

Pasemos a Eloy…

Eloy es otro monstruo que no es del planeta Tierra [Risas], es un chico muy profesional, muy inteligente, a pesar de su edad. Empezó muy temprano, como a los siete u ocho años. Ya escuchábamos su nombre cuando era muy pequeño, y después, cuando Jean estaba de salida del grupo, Eloy estaba listo para Sepultura. Tenía un poco más de 20 años y una técnica increíble, con unas ganas increíbles de hacer esto. Creo que Eloy está ahora produciendo todo su máximo como baterista, como músico.

Ha hecho parte de otros grupos antes de Sepultura, pero ahora es completamente libre porque aquí lo estimulamos a hacer esas cosas, al contrario de algunos productores y otros grupos más pop que dirían, “Ah, eso no se puede. Saca la nota aquí o allí”. Todo lo contrario, en Sepultura estimulamos mucho eso y Eloy ha mostrado un camino diferente para Sepultura. Me siento muy influenciado y estimulado por su manera de tocar. Yo he escrito cosas que no escribiría para otro baterista, especialmente en Quadra, por supuesto.

Él también es una persona muy tranquila, muy inteligente, de tener una vida en la gira, y espero que sigamos juntos para crecer por mucho tiempo. Es un chico fantástico también.

SOBREVIVIENTES: Derrick Green llegó a la banda en 1997, tras la salida de Max Cavalera; Eloy Casagrande tenía apenas 20 años cuando se unió a Sepultura en 2011; Paulo Jr. y Andreas Kisser han estado allí por más de tres décadas. @MARCOSHERMES

Y Paulo, ¿cómo es Paulo?

No, no hablo de Paulo. [Risas]. No, es broma, ¡no vayas a publicar eso! Paulito es un querido. Paulo es mi hermano, ya son más de 30 años. En todo el tiempo que he estado en Sepultura, Paulo fue el primero en abrir las puertas en Belo Horizonte desde el primer día, fui a su casa y ahí me quedé por una noche, y comencé a conocerlos a todos.

Paulo es un hermano de familia, tenemos peleas serias y nos amamos mucho, es una cosa de hermanos realmente. Conocemos a nuestras familias muy intensamente, muy de cerca. Pasamos por toda la historia de Sepultura juntos, a pesar de conocer a Max e Igor por más tiempo, Paulo y yo tenemos una conexión más fuerte, no sé cómo ponerla en palabras, pero estamos juntos. Lo que hemos pasado, todos los problemas con Roadrunner, con los managers y los Cavalera; hemos reconstruido a Sepultura con Derrick y todos.

Creo que Paulo es un amigo realmente especial y un músico que, a pesar de no tener las ganas de estudiar, de ensayar mucho, tampoco es compositor, es un bajista excepcional para Sepultura, es el bajista perfecto para Sepultura. Tiene un estilo único, una manera muy auténtica de tocar su instrumento, y está creciendo mucho. No cualquier bajista puede grabar el disco Quadra, por ejemplo, es un trabajo muy duro que Jens Bogren, el productor, y Paulo han hecho en el estudio, y lograron algo fantástico. Y Paulo es eso, es un chico muy espontáneo, muy brasileño, muy emotivo, muy pasional, y es muy bueno tener una persona como él a mi lado.

Hace algunas semanas, Gary Holt [Exodus, Slayer] anunció que dejaba la bebida, tú lo animaste al saludarlo en Instagram, y a partir de eso has empezado a hablar con algunos medios de tu sobriedad, contando por qué te alejaste del alcohol, ¿cómo lo dejaste? ¿Cómo lograste dejarlo de un día para otro y seguir adelante con tu vida?

Sí, fue exactamente eso. Fue una charla que tuve conmigo, a partir de una ocasión donde estaba con mi familia y mi cuñado, mi suegro, tomando whisky, cerveza y todo; fue una noche muy agresiva, muy estúpida, claro, por mi culpa. Una noche que fue el límite de mi… ¿cómo se puede decir? De mi relación con la bebida alcohólica.

Yo salí esa noche, caminando por la calle solo, volviendo a mi casa que quedaba a unos 20 minutos. Y ahí tuve una conversación; yo llamo este camino que hice “mi Camino de Santiago” [Risas], porque ahí tuve una charla conmigo mismo muy seria, analizando. Y estaba borracho, pero la adrenalina de todo lo que ocurrió y la discusión que tuve con mi familia… Estaba en un momento de alcoholismo, pero tenía la adrenalina que me permitía pensar.

Ahí yo descubrí que era un esclavo del alcohol; en todo lo que estaba haciendo el alcohol tenía un peso para elegir las cosas, los restaurantes, los viajes y cualquier cosa que fuera con amigos o con familia, siempre el alcohol era lo más importante. Entonces vi que no podía seguir así, porque eso no es correcto, no puedo tener algo más fuerte que yo para elegir un camino A, B, C o D… ¡Basta! Fue eso.

Esto fue un sábado, y el domingo fue el peor domingo de mi vida, con mi cabeza explotando de dolor, no solamente físico, también psicológico; el lunes en el almuerzo yo comuniqué a mi familia que ya había parado, que había dicho “Basta”, me disculpé por todo eso. Eso fue el 1 de marzo de 2020, antes de la pandemia.

Ahora estoy aquí, tranquilísimo, no tengo ganas de beber, ya pasé por varias pruebas, por ejemplo, cuando toqué con Kisser Clan y mi hijo, o cuando vienen aquí mis suegros y mi cuñado en el fin de semana y toman un whisky, no tengo ningún problema con eso. Es una decisión muy tranquila que hice, y no hubo ninguna promesa, no hay tiempo, no hay nada, fue una decisión que tomé y todos los días es el presente, y me siento como en el 1 de marzo de 2020, como si tuviese la misma paz de escoger este camino para no tener alcohol en mi vida.

Estoy bien, estoy muy bien, estoy tranquilo, creo que mi vida ha mejorado, mi raciocinio también, y hasta el olor de las cosas, no sé… Las cosas han cambiado porque creo que tengo la fuerza para captar nuevas ideas y sensaciones un poco más fuertes. Ha pasado ya casi año y medio ahora, y seguimos, estoy bien.


15 álbumes, más de 35 años de carrera y giras por todo el mundo; más allá de las críticas y las tendencias, Sepultura es uno de los grandes nombres en la música iberoamericana.


¿El mundo de la música y el entretenimiento se inclinan más hacia ese tipo de problemas con las adicciones, o crees que es algo que afecta por igual a todo el mundo?

Creo que el mundo del entretenimiento es mucho más peligroso, por así decirlo, porque todo parece gratis, los fanáticos quieren pagarte un trago, estás en el backstage, en los camerinos, y siempre tenemos lo que queremos, botellas de whisky, de vino, de cerveza… En fin, es más peligroso porque tenemos todo muy fácil, principalmente cuando las cosas están yendo bien, cuando hay éxito hay mucha gente en el camerino, todos quieren hacer una fiesta, y hay shots here, shots there…

Si no tienes cuidado, te puedes perder muy fácilmente en el camino, y tengo que decirlo: tuvimos mucha suerte o mucha fuerza también para no caer muy ciegamente con el alcohol, con las drogas y todo eso en nuestra carrera, en nuestra historia siempre lidiamos bien con esto, por decirlo así. Yo nunca tuve problemas de ir a rehab, o tener que ir a un doctor con un problema físico o químico. Entonces, creo que eso me ha ayudado mucho en la decisión, porque mi cuerpo ha respondido positivamente también.

Andreas, muchas gracias.

Gracias a ti. Espero que las cosas en Colombia estén bien porque las noticias que llegan no son muy buenas, espero que mejoren las condiciones.

@MARCOSHERMES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTENIDO RELACIONADO