PROMESAS CUMPLIDAS: Cimafunk

ROLLING STONE en Español presenta algunas de las figuras que en los últimos años han cruzado fronteras geográficas, estéticas y comerciales para conectarnos en un solo idioma
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

LARISA LÓPEZ

Erik Iglesias ha sido llamado “el James Brown cubano”, pero más allá de las comparaciones, a lo largo de cinco años se las ha arreglado para encontrar la fórmula ideal que una el funk con los ritmos afrocubanos.

Luego de abandonar la carrera de Medicina se mudó de Pinar del Río a La Habana para convertirse en el artista que siempre quiso ser desde que cantaba reggaetón y trova en la juventud. Unos trabajos como corista y un crucero después, tomó la decisión de crear su proyecto musical y así, en tierra firme, nació Cimafunk como una forma de honrar a sus antepasados y a aquel género musical que habita en su corazón.

Sin dejar del todo la medicina, en 2017 publicó su álbum debut, Terapia, un disco que pese a haber sido producido por él mismo, sin tener mucho conocimiento en la materia, ya evidenciaba un sonido particular que resonó dentro y fuera de la isla. Actualmente está presentando El alimento, un LP que exuda puro flow, y que cuenta con colaboradores extraordinarios como George Clinton, Chucho Valdés, CeeLo Green, ChocQuibTown y Los Papines.

En este punto ya ha logrado la atención de medios como el New York Times y la edición norteamericana de Rolling Stone. Su propuesta es única en su clase, tanto así que hay quienes dicen que está rescatando la música cubana aunque él prefiere evitar esa responsabilidad. Lo que sí sabe es que espera que su obra siga haciendo que las personas se unan en el baile con el groove de Cimafunk.