LP y su sagrado universo musical

LP nos habla de su proceso creativo en la creación de su próximo álbum Churches, su conexión profunda con el público y el lugar sagrado que la música ocupa en su corazón
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía LP

Cada quien obtuvo una experiencia diferente de la pandemia. Para algunos, fue una curva de aprendizaje aguda. Para otros, una larga crisis continua. Para LP, fue una oportunidad de concentrar toda su energía creativa en su próximo disco Churches, que llegará el 3 de diciembre.

Estar en el encierro sin fin a la vista significó que tuvo libertad para escribir por su cuenta, lo que llevó a la creación de su esperado próximo lanzamiento. Rolling Stone pudo hablar con LP sobre su proceso creativo en la creación de su próximo álbum, su conexión profunda con el público y el lugar sagrado que la música ocupa en su corazón.

Cortesía LP

¿Cómo ha sido el proceso de creación de la música esta vez?

Me sentí con fortuna de haberme enfrentado a una pandemia mundial abierta que no tenía un final real que conociéramos y de tener un disco inacabado. Este disco iba a salir en octubre de 2020 y habría acabado trabajando en él desde la gira, como siempre. Empecé a trabajar en más canciones y pude escribir para mí. Tuve en cuenta la situación del mundo, como en la canción ‘When We Touch’, que fue uno de los primeros conceptos que escribí y pensé: ¿qué va a pasar cuando finalmente volvamos a ser fuertes y nos podamos volver a encontrar? Sentí que era una pesadilla en la que ocurrían cosas realmente horribles en el mundo, pero en cierto modo fue una de las épocas más inspiradoras para escribir porque esa experiencia conectó a todos.

¿Por qué decidiste llamar al álbum Churches?

Fue una de las primeras canciones que escribí. No subscribo a la religión organizada, no es la forma en que estoy en comunión con Dios. No es tan aceptante como necesito que sea y ha causado mucha separación en el mundo entre las personas, pero tengo una relación muy personal con Dios. En cierto modo, siento que mi iglesia está dentro de mí. Todo el mundo tiene algo sagrado y la música puede ser un lugar donde la gente va y se siente cerca de un poder superior, sea cual sea para ellos. ‘Churches’ se trata de caminar por el mundo como mi propia persona.

¿Cómo fue la experiencia de colaboración con otros artistas y productores en la creación de este álbum?

Lo es todo. Hablando de lo sagrado, es la sensación, ¿sabes? Me encanta la colaboración porque soy un ser social, y como decía de la religión, colaborar con alguien tiene la naturaleza de una experiencia religiosa, incluso cuando escribes con alguien que no conoces bien. Es muy personal y una especie de hacer el amor cerebralmente porque estás creando algo que va a tocar el alma de la gente. Me lo tomo muy en serio y me encanta, me emociono cuando puedo escribir con alguien nuevo para ver cómo es.

Has escrito muchas canciones no sólo para ti, sino para otros artistas. ¿En qué te inspiras a la hora de escribir?

Es un sentimiento interesante que he cultivado y es difícil de describir. Es una experiencia muy personal y sólo tú sabes cuánto has mejorado en ello. Simplemente me permito recibirlo y no pensar demasiado en ello. Colecciono conceptos, letras, melodías y acordes, y luego, cuando entro en una sesión, me dejo llevar por lo que venga.

Has creado tu propio género con una voz y un estilo único y reconocible. ¿Cómo fue el proceso para descubrir qué tipo de música querías crear?

Es como si hubiera una escultura en mi interior y tuviera que seguir picando para descubrir qué coño hay debajo. La gente me pregunta «¿de qué género es tu música?» y realmente no lo sé. Creo que es tan profunda que no podría clasificarla. En realidad no es nada porque tiene elementos de rock, folclóricos, ópera y alternativos. Cuando vas a un concierto mío, a todos los efectos es un espectáculo de rock. También hay un elemento pop definido, pero no creo que nadie me llamaría pop tradicional. Se me ha concedido esta capacidad de no tener un género, aunque al principio me rechazaron un poco. Seguí escribiendo de todos modos, lo más difícil para mí fue que la gente seguía tratando de encontrar mi posición y yo seguía diciendo “¿realmente necesitas definir mi posición?”. Yo solo quería escribir canciones. Ahora que tengo mi sonido y sigo escribiendo canciones que suenan como yo, soy feliz.

¿Qué puede esperar la gente de tu próximo álbum Churches?

Hay un poco de algo para todos. Estoy cantando en diferentes tonos que nunca he cantado antes y usando voces que no suelo utilizar. Espero que la gente sienta que está recibiendo algo extra de mi naturaleza artística.

Los videos musicales que se han lanzado son más que cinematográficos, también cuentan una historia. ¿Cómo fue la grabación de estos vídeos musicales?

Intento y pongo mi vida en los videos. ‘How Low Can You Go’ se inspiró en mi obsesión por México que se materializó allí. Al crear los vídeos no es que el trabajo de mi vida se convierta en algo para mí, sino que es como una excavación más profunda. Incluso en «One Last Time», al final, donde me arrastran, quise hacer una continuación e hice el siguiente vídeo sobre lo que me arrastraba. Aunque esa vida parece muy idílica en el vídeo había un elemento de «¿es eso lo que realmente quieres?». Los artistas hacen eso, así que estoy jugando con mi cabeza imaginando y esculpiendo mi vida. Me fascina eso, como si mi psique estuviera constantemente en este espacio soñado.

¿Hay algún momento de tu carrera que haya marcado un antes y un después en tu vida?

El show de Vive Latino en México fue uno de esos momentos. Hasta entonces no había experimentado un frenesí a ese nivel, a falta de una palabra mejor. Me di cuenta de que la gente estaba enloqueciendo. Había tanta gente en la audiencia que estaba muy por encima de su capacidad. Recuerdo que tuve ese momento de «wow, ¿esto está sucediendo realmente?». Todavía me pasa en el escenario, no puedo creer que la gente esté cantando conmigo y es mágico. Me quedo ahí y experimento la gratitud. También siento responsabilidad, como si tuviera que dar más a la gente.

¿Qué es lo que más esperas del lanzamiento de Churches?

Una de las cosas principales es que me emociona mostrar el álbum a las personas que ya son fans. Es como comprar un regalo de Navidad para alguien cercano y estar ansioso por ver si les gusta. También me emociona ver el recorrido de algunas de las canciones, siento que son diferentes y quiero saber cómo se viven.

LP te golpea donde te duele, porque quiere hacerlo. No porque quiera hacerte daño, sino porque quiere que sientas profundamente, y esa es la misión que su música cumple para quien se atreva a escucharla. Es ancestral, cruda y difícil de definir, al igual que LP. El amplio abanico de sus posibilidades artísticas le abre el camino a un mundo de experiencias, sea mediante su voz, su escritura o su capacidad de convertir su historia en una experiencia visual. La autenticidad es su pilar para crear, así que no es por nada que logra conectar con un público tan diverso. El universo musical sagrado de LP se ha abierto paso en los corazones y las almas de todos aquellos que encuentran sentido en su arte.

Cortesía LP