“Esta es una alerta roja para la humanidad”, confirma reporte de la ONU sobre la emergencia climática

Los humanos están sobrecalentando al planeta, los compromisos actuales sobre el cambio climático no son suficientes según el informe
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Una puerta se levanta en medio de las cenizas en Greenville, California. La ciudad fue destruida por el incendio Dixie.

AP Images

El planeta se encuentra en una situación crítica en cuanto al cambio climático y, los compromisos a nivel global, referentes a las emisiones de gases invernadero, no parecen funcionar o son insuficientes para combatir esta circunstancia. Esa es una de las conclusiones obtenidas del reporte dado por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, la agencia de las Naciones Unidas que confirmó en voz de António Guterres que esta información despierta una: “alerta roja para la humanidad”.

La información brindada por el PICC, en la recopilación de datos más importante desde su inicio en 1988, no incluye mayor contenido científico, no obstante, lo que sí está consignado en el documento deja claro que: “El daño hecho hasta el momento es irreversible para los próximos siglos o milenios”.

El reporte destaca que la evidencia sobre el Cambio Climático es algo que ya se encuentra a simple vista, puesto que: “La meteorología y el clima ya han proporcionado cifras alarmantes en todo el mundo” incluyendo “olas de calor, sequías y ciclones tropicales”. La llegada del verano en Estados Unidos ha sido evidencia de todo lo mencionado previamente, con récords en cuanto a las temperaturas y la sequía que provoca la expansión de incendios en el oeste.

El Acuerdo de París de 2015 solicita, como medida necesaria y ambiciosa, limitar el calentamiento a 1.5°C sobre los niveles preindustriales, mientras se trabaja en contener las emisiones en una temperatura menor o igual a 2°C. Pero, los esfuerzos de cada uno de los países involucrados son insuficientes a la hora de garantizar el objetivo. No obstante, las temperaturas de 1.5°C o 2°C son un límite que: “a menos de que se reduzcan a las cifras sugeridas… deben ocurrir en las próximas décadas”.

Por otra parte, este documento también asegura que la cifra de 1.5°C está más que asegurada para un futuro cercano, incluso en los estudios modelo liderados por la agencia de la ONU, asegurando un escenario más positivo el cual incluye la erradicación de las emisiones de carbono para 2050.

La diferencia entre el calentamiento de 1,5 °C y el de 2 °C puede parecer marginal para el profano. Pero el IPCC publicó un informe especial en 2018 que dejaba claro que el calentamiento extra de un mundo de 2 °C podría tener consecuencias catastróficas: exacerbar las amenazas a “los ecosistemas, la salud humana y el bienestar”.

El nuevo informe subraya que: cada “0,5°C adicionales de calentamiento global provocan aumentos claramente perceptibles en la intensidad y la frecuencia” de las olas de calor, las fuertes precipitaciones y las sequías. Por ejemplo, un episodio de calor que se habría producido una vez cada 50 años antes del calentamiento inducido por el hombre es ya cinco veces más probable que se produzca con los niveles actuales de calentamiento (alrededor de 1°C). Sin embargo, el IPCC prevé  que ese episodio de calor sea 8 veces más probable con un calentamiento de 1,5ºC, y casi 14 veces más con un escenario de 2ºC. Con un calentamiento incontrolado de 4 °C, el riesgo se multiplica por 39. Ese futuro es una posibilidad. El informe del IPCC proyecta una gama de posibles aumentos de temperatura, desde 1,4°C en el mejor de los casos hasta 4,4°C en el peor de los casos para el año 2100.

Por último, el informe del IPCC llega en un momento en que la Cámara de Representantes y el Senado están sopesando inversiones de un billón de dólares en las infraestructuras del país, con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante inversiones en tecnologías como los automóviles eléctricos y una red eléctrica moderna alimentada por fuentes renovables. El senador demócrata Ed Markey, partidario del Green New Deal, describió al informe del IPCC como una: “última advertencia al mundo”. Markey añadió: “Si los senadores siguieran de verdad la ciencia de este informe, tendríamos 100 votos a favor de la acción climática para igualar la certeza del 100% de que el cambio climático provocado por el hombre está destruyendo nuestro planeta”.