Alerta roja

Una película de alto presupuesto, pero sin nada de sustancia, calculada para entretenernos por dos horas y media… Y nada más
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Rawson Marshall Thurber

Dwayne Johnson, Gal Gadot, Ryan Reynolds

Cortesía de Netflix

Rawson Marshall Thurber, el director de la maravillosa comedia Dodgeball y de las graciosas, pero mediocres We’re The Millers, Skyscraper y Central Intelligence, es la persona encargada de tomar las riendas de la película con el presupuesto más alto en la historia de Netflix (más de doscientos millones de dólares).

Inicialmente, la comedia de acción Alerta roja estaba pensada para ser estrenada en cines y su distribución iba a estar a cargo de los estudios Universal, pero la pandemia causada por el COVID-19 ha transformado la industria del entretenimiento y sus derechos fueron a parar a la plataforma de streaming con más de 200 millones de suscriptores. 

Desde el enorme éxito que tuvo Indiana Jones en los años ochenta, Hollywood ha intentado resolver de manera insistente muchos de sus proyectos cinematográficos y televisivos con la búsqueda de tesoros. En televisión, Popeye El Marino, el Oso Yogi, Winnie The Pooh y Tío Rico tuvieron sus propios programas dedicados a ese menester y en cine, películas como La momia, Piratas del Caribe, Amor y Tesoro, Sahara, Príncipe de Persia, La leyenda del tesoro perdido y Tomb Raider, hicieron lo suyo. 

Ahora Thurber, también guionista de la cinta, mezcla la búsqueda de tesoros con el cine de estafas (Ocean’s Eleven, Catch Me If You Can, Identity Thief, The Hustle, Focus y Now You See Me, por hablar de los ejemplos más recientes) y el resultado es una cinta ligera y palomitera, pero entretenida, como toda la filmografía del director.     

En ella, Nolan Booth, el segundo mejor ladrón de arte del mundo (Ryan Reynolds en actitud Deadpool pero sin el disfraz), se une a John Hartley, el mejor especialista en ladrones de arte (Dwayne Johnson en actitud Hobbs más una llamativa chaqueta de cuero), para capturar a Sarah Black, la mejor ladrona de arte del mundo mejor conocida como El Alfil (Gal Gadot en actitud Wonder Woman, sin su atuendo pero con picardía y sensualidad extra), quien quiere apoderarse de tres valiosísimos huevos que, supuestamente, pertenecieron a Cleopatra (sí señores, esto pertenece más al terreno de Pato Aventuras que al de Lupin).   

Lo que sigue es ver cómo la pareja dispareja conformada por Booth y Hartley viajan de locación en locación, buscando cada uno de los huevos, mientras que El Alfil se adelanta a cada movimiento. Como es costumbre con estas películas de ladrones, vamos a tener villanos peligrosos como el psicópata Sotto Voce (Chris Diamantopoulos), traiciones, giros sorpresivos y a una agente adicional persiguiendo a los ladrones, quien en este caso es Urvashi Das (Ritu Arya), una mujer convencida de que Hartley es en realidad un estafador y no un defensor de la ley y el orden.

Esta es, definitivamente, la peor película de Thurber. Es tan vacía y calculada que parece el resultado de un algoritmo, más que de manos humanas.  Alerta roja es otro de esos productos efímeros destinados para consumirse y desecharse rápidamente. Sin embargo, en estos tiempos sombríos, tediosos, pesimistas y solitarios, un producto como este es tan bien recibido como una buena dosis de comida chatarra.