Skrillex, el hombre que haría a Elvis bailar ‘dubstep’

Acaba de ganar tres premios Grammy. Su página de Facebook, suma 300.000 nuevos seguidores cada semana, ya con más de 4 millones en total. Su agresiva y desquiciante música tiene loquitos a Dr. Dre, Kanye West, Deadmau5 o Korn. Incluso su corte de pelo es una celebridad. La fama se le va de las manos.
Por - 05 de marzo de 2012
-
-
-
Imagen principal de la noticia
ETIQUETAS

- Sonny John Moore nació el 15 de enero de 1988 en Los Ángeles (California). Durante su adolescencia sus colegas le llamaban Skril, Skrilly o Skrillex. No significa nada en realidad, pero al final eligió este último como apelativo artístico.

- Empezó a alucinar con la música a los doce años tras descubrir a Aphex Twin. Los primeros discos que compró fueron Antichrist superstar de Marilyn Manson, The fat of the land de Prodigy y Broken de Nine Inch Nails. A los 16 años pasó a liderar la banda de emo (o post-hardcore, si nos ponemos estupendos) From First to Last. No les fue mal, tocaron en el Warped Tour, abrieron para Fall Out Boy y obtuvieron unas ventas más que aceptables.

- Sin embargo, unos problemas en sus cuerdas vocales le llevaron a abandonar el combo. El tratamiento le acarreó unas deudas sanitarias de 60.000 dólares. Mala racha, malos tiempos y Moore viviendo prácticamente en la indigencia y acoplándose en casas de amigos. De esto no hace ni dos años.

- Su suerte cambió cuando lanzó su primer EP, My name is Skrillex. A su sello discográfico no le provocó otra cosa que pereza, de manera que lo ofreció en descarga gratuita desde la web de su mánager y a través de MySpace. A partir de ahí, el colapso, el vértigo y Deadmau5 llamando a su puerta loquito por sus huesos.

- A estas alturas, su éxito Scary monsters and nice sprites suma ya más de 60 millones de visionados en Youtube. Además, colocó dos de sus temas entre los diez primeros más reproducidos durante 2011 en Facebook, donde ya tiene más de 4 millones de fieles seguidores.

- Hay cierta controversia a la hora de definir sus marcianas composiciones. Para resumir y dejarns de líos, se suele hablar de dubstep, si bien él prefiere concretar un poquito más: una mezcla de dubstep industrial y electro-house. Por cierto, es hiperactivo y absolutamente adicto al trabajo.

- Tiene pinta de hacker informático gótico, con un peinado digno de la mismísima Lisbeth Salander (prota del best seller Los hombres que no amaban a las mujeres). “A la mierda, no estoy aquí para ser guapo, estoy aquí para hacer música”, reflexiona al respecto, mientras bandas como Electric Valentine le dedican canciones: Girl, you got Skrillex hair.

- Ha remezclado éxitos de Bruno Mars y Black Eyed Peas que le han reportado pingües beneficios. Otra colaboración más molona fue la que hizo con lo que queda de The Doors (Breaking a sweat). Los cimientos del metal alternativo temblaron cuando se supo que iba a producir varias canciones del último trabajo de Korn. Una vez publicado este material con el título de The path of totality, dichos cimientos crujieron y aún hoy siguen temblando.

- El video de Rock n roll (will take you to the mountain) es una guía para saber quién es quién en la actual escena de la música dance, incluyendo Diplo, Deadmau5, Rusko, A-Trak, Tommy Lee y James Shaffer de Korn. Cuando por fin pudo colaborar con él, Kanye West tuiteó ilusionado: “Esta noche definitivamente estaré actuando con Skrillex”.

- Como toda figura mediática de moda que se precie, tiene tantos seguidores como detractores. Le atacan los que no le consideran músico por componer únicamente con un MacBook y unos auriculares Dre Beats Pro. Le aman los que acuden a sus conciertos y experimentan auténticas epifanías. “No creo que sea recordado como Michael Jackson o Led Zeppelín, pero seré recordado por la gente que estuvo allí y que en realidad no puede explicarlo. Amo la música y me gusta compartir con la gente. Me siento bien cuando hago feliz a alguien”, explica Skrillex.

- No le gusta copar las portadas de las revistas musicales ni aparecer en los medios. “Soy cauteloso con todo lo que me está sucediendo, pero al mismo tiempo hay cosas que no puedo ver con perspectiva y no sé si debería. Es surrealista cuando das un paso atrás y ves cómo marca todo. Pero cuando estoy dentro, no me doy cuenta”, plantea. Tal vez por esto, tuvo que soportar la gamberrada de Deadmau5, quien apareció en la última ceremonia de los Grammy luciendo una camiseta con su número de teléfono a la vista de todos. Por cierto, fue ahí cuando el joven se llevó tres estatuillas e hizo que su dubstep retumbara en la mismísimas alturas.

Escucha su First of the year (Equinox):

INFORMACIÓN RELACIONADA

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: