Memorables borracheras imposibles de disimular en el escenario

Sexo, drogas, rock n’ roll y alcohol. Mucho, muchísimo alcohol. Demasiado de todo en realidad. Cuanto más rápido se consume la vida más probabilidades hay de convertirse en la incógnita a despejar en esta suculenta a la par que peligrosa ecuación. Y claro, a veces no hay manera de disimularlo al ponerse ante los focos.
Por - 17 de abril de 2012
-
-
-
Imagen principal de la noticia
ETIQUETAS

FOTO: Slash interpreta ‘el descanso del guerrero’. Se desconoce si antes o después de la batalla.

 

OASIS: LIAM GALLAGHER se marca un indescifrable discurso, se mosquea, tira el pie de micro, se encarama a la batería, baila torpemente, hace el mico por todo el escenario, canta sentado en el suelo, incordia y soba a su hermano Noel mientras toca, y termina flipándolo el solito. Porque total, ¿quién necesita a nadie cuando va tan tan tan así?


 

 

RONNIE WOOD (THE ROLLING STONES): ¡Ay madre! ¿Pero cómo puede este hombre mantenerse en pie? Mick canta You can’t always get what you want. No es un mensaje nada críptico, Ron sabe perfectamente que quiere otra cervecita para equilibrar su ph. ¡Y cuánto antes!

 

GUNS N’ ROSES: Ahorraros la soporífera chapa de Axl y pasad directamente hasta el minuto tres y medio del video. Es ahí cuando arrancan con Welcome to the jungle y es ahí cuando Slash se gira con los ojos como platos al tomar conciencia de lo horriblemente mal que lo están haciendo. Ay, esas cañitas vespertinas que terminan yéndose de las manos durante la noche, ay.


 

 

PRINCE: La historia es la siguiente. James Brown invita a subir al escenario a Michael Jackson y a Prince durante un concierto. Jacko lo borda y el público aúlla. Prince hace el cafre todo lo que puede, sin duda pasado de vueltas. Aún así, ojito al talento rezumando. En su descargo decir que tal vez la colaboración no estuviera preparada. Pero hombre, aún con esas tampoco está bien que casi se cargue el escenario… (04:55 del video, por favor).


 

 

NIRVANA: Incapaces de comenzar a tocar Sliver, la audiencia silva y ruge. Finalmente lo logran y siguen con un concierto que, por otro lado, acabó con conatos de  peleas entre Kurt y algunos asistentes.


 

 

AMY WINEHOUSE: Lamentablemente no son pocos los videos que muestran a la británica no precisamente en plenitud de facultades cognitivas. Aquí termina en el suelo después de intentar una pequeña pirueta no tan complicada. Bueno, y lo que puede verse antes tampoco es que sea una asombrosa demostración de talento.


 

 

AVRIL LAVIGNE: La rubita proyecto de malota se sube a escena junto a Steel Panther para versionar el clásico I love rock n’ roll de Joan Jett. Seguro que cualquiera de vosotros lo hace mejor en un karaoke ‘after hour’ a las siete de la mañana. Mejorarlo difícil no es.


 

 

YOSI: El líder de Los Suaves se ha ganado a pulso la fama de descontrolado inmortal que le precede allá por donde pasa. Tanto que seguramente en muchas ocasiones no sea del todo cierto. Fuera como fuese, siempre la lía y sabe cómo animar al público hasta más allá de sus límites. El detalle de abrazarse cariñosamente a su guitarrista después de surfear sobre las cabezas del respetable puede que le delate en esta ocasión


 

 

KEITH RICHARDS (THE ROLLING STONES): Al igual que Yosi, la fama de calavera de Keef está más que asentada en la cultura popular de nuestro tiempo. La gente discute en los comentarios de este video acerca de su estado, pero estamos de acuerdo en que lo que se ve en el minuto 01:12 parece aclararlo todo.


 

 

ACE FREHLEY (KISS): La descripción de este video no puede ser más concisa. “Ace borracho en el escenario, contando chistes malos y cantando Louie Louie”. Eso es lo que pasa, efectivamente.


 

 

JIM MORRISON: Vale, esto no sucede en un escenario, pero el vocalista de The Doors tiene público (sus propios compañeros de banda) mientras desvaría sentado ante un piano. Obviamente se desconoce lo que había estado haciendo o consumiendo antes, pero algo intoxicado vamos todos a aceptar que sí parece.


 

 

TV PERSONALITIES: Los de Dan Treacy actuaron en Madrid en abril de 2008. Así habló de este concierto el cronista de El País: “Que –Dan- saliera a tocar con la mirada perdida no presagiaba nada bueno. Primero fue que la guitarra no estaba afinada, luego que le molestaban las luces, y al final que parecía olvidarse de las canciones. Y cuando se acordaba su entonación casi hacía desear que mejor se hubiese olvidado”. Pues eso.


 

 

REIK: Jesús, vocalista de la banda de pop mexicana, directamente admite que estuvieron tomando algo en los camerinos. A partir de ahí se crea cierta complicidad, pero claro, es que luego se puso a desafinar con una sonrojante falta de decoro. Un poquito duele, eh, aunque entre el público hay quien opta mejor por reírse.


 

 

OZZY OSBOURNE: No, aparentemente no es él el que va borracho. La cuestión es que mientras la banda interpreta el clásico War pigs, un individuo llega hasta el micrófono cargando sobre sus hombros una intensa melopea. La cosa acaba con un curioso dúo que, sorprendentemente, no sale tan mal como podría.


 

 

ROBERT WILKINSON: Que se sepa, no es un músico. Sí parece claro que no está en un escenario, pues su único público son los policías que le llevan arrestado a comisaría en el coche patrulla. Pero su intensa interpretación a capela del Bohemian Rhapsody de Queen pone los pelos de punta. Y quien diga lo contrario, o miente o corazón no tiene.

 


INFORMACIÓN RELACIONADA
DISCOS RELACIONADOS

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: