Estos músicos padecen trastorno bipolar

Puede disparar la creatividad, pero el trastorno bipolar, con sus salvajes volantazos en el estado de ánimo de quienes lo padecen, puede tener también consecuencias impredecibles. Sea como fuere, y con el respeto con el que siempre hay que tratar estos asuntos, te presentamos a algunos músicos que se las han visto con ‘la enfermedad de los genios’.
Por - 30 de abril de 2012
-
-
-
Imagen principal de la noticia
ETIQUETAS

 

SINEAD O’CONNOR: Hace unos días canceló todos los conciertos que tenía por delante a causa de un empeoramiento de su trastorno bipolar. “Tuve una crisis nerviosa muy grave entre diciembre y marzo y mi médico me había aconsejado que no fuera de gira. Pero no quería fracasar o dejar a nadie en la estacada, ya que fue diseñada para coincidir con la salida del álbum”, declaró en un triste comunicado que mostraba a una artista que, a pesar de haberlo intentado, no podía más. Antes de eso, la irlandesa ya fue noticia recientemente por protagonizar un matrimonio express de apenas quince días con Barry Herridge. Tras divorciarse, Sinead anunció que volvían a estar juntos e iniciaban una relación “de novios”. Curioso cuanto menos.

AXL ROSE: El líder de Guns n’ Roses no acepta este diagnóstico y argumenta que sólo es un tipo muy emocional. Pero muchos afirman que en realidad su errática actitud lo dice todo. Obviando el comportamiento criminal de su adolescencia (con indicios de psicosis) y la multitud de arrestos a lo largo de los años, a los 26 años se le diagnosticó un desorden maníaco depresivo, lo cual le llevó a recurrir al litio, medicamento empleado habitualmente para tratar la bipolaridad. Sus famosos enfados durante multitud de conciertos son ya marca de la casa.


 

 

DEE DEE RAMONE: Habla ‘Vera Ramone’, compañera de Dee Dee durante un buen puñado de años: “Como sabréis, a Dee Dee le diagnosticaron como bipolar y maniaco-depresivo. Para los que no sepan lo que es el síndrome bipolar, decir que se trata de cambios radicales en el estado de ánimo, pasar rápidamente de de la depresión a la euforia, por ejemplo; así que Dee era una especie de Jekyll y Hyde. Nunca sabía con qué Dee Dee me iba a encontrar al levantarme, y por eso me cuidaba mucho de no hacerle enfadar por las mañanas, de no decir nada inconveniente. Las tazas y los platos podían volar por los aires si algo le sacaba de sus casillas”.

BRIAN WILSON: El genio de los Beach Boys ha pasado décadas de terapia y el desorden bipolar parece no ser el único de sus problemas de salud. Durante la gestación del álbum Smile, en 1966, comenzó a mostrar signos tempranos de depresión y paranoia, acompañados de ataques de irracionalidad que le llevaron a provocar diversos incendios en los alrededores del estudio de grabación. Cabe señalar también los antecedentes de la familia Wilson, con casos de enfermedades mentales y suicidios.

KURT COBAIN: No hay dudas de que el líder de Nirvana tenía una tendencia alarmante a la depresión, que empeoraba por su abuso de las drogas. Beverly, una prima enfermera de Kurt, declaró que él fue diagnosticado siendo un niño con déficit de atención por hiperactividad, y con trastorno bipolar ya de adulto. Además, desveló la historia de suicidios, enfermedades mentales y alcoholismo en la familia, recalcando que dos de sus tíos se suicidaron disparándose. Vaya.


 

 

JIMI HENDRIX: Se dice que Hendrix sufría trastorno bipolar por su agresivo estilo de vida y el tipo de música que componía. De hecho, escribió la canción Manic depresión después de ser acusado en una entrevista de sonar precisamente como un maníaco depresivo. Se da la circunstancia de que este tema describe exactamente cómo actúa la gente bipolar. Además, se enfadaba muy violentamente cuando alguien le provocaba y no tenía mayor problema en golpearles si sentía que era preciso, otro posible síntoma de este tipo de desorden.


 

 

RAY DAVIES: En 1973, Ray trató de suicidarse después del fracaso de su primer matrimonio. Poco después fue diagnosticado con trastorno bipolar. Esto no hizo otra cosa que acentúar las diferencias con su hermano Dave, que trazan una de las más legendarias historias de combates entre hermanos a lo largo de las décadas en la historia del rock.

SCOTT WEILAND: El cantante de Stone Temple Pilots y Velvet Revolver fue también diagnosticado con este desorden, y según explicó en una entrevista con el canal televisivo VH1, nunca se ha medicado, lo cual explica sus súbitos e irrevocables cambios de humor, con el consecuente extenso historial de problemas con la ley y trifulcas con sus diversos compañeros de fatigas musicales, que no son pocos ya.

TOWNES VAN ZANDT: Víctima de un ataque al corazón a los 52 años, resultado de su vida excesiva en permanente contacto con el alcohol y las drogas, Townes tenía una inestable personalidad, con frecuentes depresiones, tendencias esquizofrénicas y trastorno bipolar.

STING: Su canción Lithium sunset es un claro guiño al carbonato de litio, que es utilizado en el tratamiento de este desorden mental como un estabilizador del humor. Él admitió públicamente que era un maníaco depresivo bipolar durante los años al frente de The Police. Por si esto fuera poco, añadió también que por aquel entonces tenía tendencias suicidas. Al final la banda se fue al garete, claro.


 

 

ADAM ANT: El músico británico tuvo sus años de más éxito durante los ochenta al frente de Adam and The Ants. Sufrió no pocas dificultades durante su infancia tras el divorcio de sus padres, a las que se pueden sumar depresiones, ataques de nervios, problemas con la ley, internamientos en hospitales psiquiátricos y exceso consumo de alcohol. La guinda la pone un intento de suicidio, que es uno de los principales síntoma de trastorno bipolar.

DANIEL JOHNSTON: Un niño encerrado en un corpulento cuerpo cincuentón, leyenda viva de la música contemporánea que acaba de pasar por España. En 2005 el Festival de Cine de Sundance premió un documental titulado The devil and Daniel Johnston, un recorrido desde su infancia hasta ese año, con un énfasis en el trastorno afectivo bipolar y cómo este se manifestó en él como una obsesión con el demonio. Por cierto, Johnston se hizo globalmente famoso a principios de los noventa desde el momento en que Kurt Cobain comenzó a lucir camisetas suyas (con Flea de Red Hot Chili Peppers en la siguiente imagen). Conexión cósmica. 

INFORMACIÓN RELACIONADA
DISCOS RELACIONADOS

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: