‘Material defectuoso’, lo nuevo de Extremoduro, canción a canción

Mañana, martes 24 de mayo, se publica el disco del grupo de Robe Iniesta. Lo escuchamos y te contamos las claves. Un avance: sorprenderá mucho.
Por - 23 de mayo de 2011
-
-
-
Imagen principal de la noticia

El nuevo disco de Extremoduro no suena a Extremoduro, ¿o sí? Un lío, vaya. Sería mucho más fácil reducirlo a que Robe Iniesta ha hecho su disco más romántico y sensible. Pero de fácil nada. Es complejo, con aristas, poético… En Material defectuoso, Robe pone toda la carne en el asador. Canta mejor, suena diferente, tiene grandes letras, aunque es menos duro y guitarrero. ¿Qué más da? Es un discazo. Lo repasamos: 

- DESARRAIGO (7m. 37s.)
Tiene un comienzo que descoloca. Primera sorpresa: suena un medio tiempo tribal con unas congas. ¿Seguro que es Extremoduro? En cuanto entra la primera guitarra se reconoce al instante. Es la inconfundible guitarra de Robe que suena soleada, romántica, dulce… acaricia. La letra te transporta a su mundo, sin renunciar a la poesía descarnada: “Van tan deprisa, nuestras almas, que se arrollan; que se encuentran cuando nuestros cuerpos follan y follan”. Tras la primera escucha necesitas volver a ponerla: carajo, es muy bella.

- MI ESPÍRITU IMPERECEDERO (5m. 42s.)
Es la canción mas Extremoduro del disco. Sobre un ritmo tropical, Robe, que más que cantar susurra, habla de un personaje que entrega el alma “al diablo sin pedir nada a cambio”. Es de las pocas canciones del disco, junto a Tango suicida, donde las guitarras suenas sucias. Robe, acompañado de una vocalista (María Marín), canta esta especie de carta de amor de un preso, como sacada de su disco ¿Dónde están mis amigos? (1993), pero más luminosa y positiva.

- OTRA INUTIL CANCIÓN PARA LA PAZ (6m. 11s.)
“No me amarga el sabor de la derrota. Del fracaso ya he sido compañero. Me acurruco al calor de mis pelotas y me fijo en cómo les crece el pelo”, canta Roberto Iniesta en esta canción pacifista, muy sui géneris, claro. Un tiempo medio, que empieza con un saxo en una larga y lírica introducción musical. Los desarrollos instrumentales nos muestran un Extremoduro inédito, hasta que entra la inconfundible guitarra de Iñaki Uoho. Quizás las últimos dos minutos sobran, pero sigue siendo un gran tema. 
 

- SI TE VAS… (8m. 36s.)
Otra de las grandes canciones del disco. Robe canta con mucha mas musicalidad de la que nos tiene acostumbrados, entre violines y violas. Como siempre es capaz de soltar burradas (“me pongo palote, con que me toque”), pero con una gran dulzura (sí, lo logra). Y aunque la canción roce ligeramente el sonido pop, con Extremoduro no valen estas etiquetas. La canción tiene imágenes poderosas y un final melódico en cada estrofa que engancha.

- TANGO SUICIDA (8m. 07s.)
Aunque empiece con un ritmo tanguero, es la más dura del disco, en las letras y en la música. Puedes escucharla aquí y leer aquí lo que los críticos de ROLLING STONE opinan sobre esta canción. 

- CALLE ESPERANZA S/N (7m. 06s.)
Es el bombazo del disco. Tanto, que desconcierta. En la primera escucha no sabes qué pensar. Si amarla u odiarla. Lo mejor es quitarse los complejos y escucharla a tumba abierta. Y la amarás. No se parece a nada de lo que hayan hecho Extremoduro antes. Es un tiempo lento, que en momentos recuerda a los Beatles. La voz de Robe es otra, pero la misma. Es difícil de explicar. Ha mejorado: suena más dulce y desgarradora que nunca. Puede ser que al sector más duro y guitarrero del grupo no le guste. Pero como siempre Robe ha hecho lo que le “sale de las pelotas”, como dice él siempre. Y hace bien.

DISCOS RELACIONADOS

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: