Los diez mejores grupos del rock cardado

Era salvaje, festivo y pegadizo. En los 80, el ‘hair metal’ fue una hervidero de laca y rock. Y de grandes canciones olvidadas con el tiempo. Es buen momento para rescatarlas, cuando lo excesivo vuelve a mandar.
Por - 29 de enero de 2011
-
-
-
Imagen principal de la noticia

Corrían los 80 y el rock duro con pegadizos estribillos de pop se hizo con la radiofórmula en EE UU. Tan importante como la música eran las pintas y la actitud. Había nacido el rock cardado (o hair metal): las letras iban sobre sexo fácil, fiestas infinitas y, cuando tocaba, de corazones rotos (pero sin angustias, eh). El vídeo musical, además, se expandía como medio de promoción y era idóneo para los excesos de esta música (escenarios gigantes, pirotecnia, enormes coches…). La vida era alegre, no existían las malas consecuencias y ser una estrella del rock era el sueño de millones de adolescentes. Ésta es una selección con sus buenos momentos (como siempre, más sugerencias son bienvenidas).

- Mötley Crüe – Kickstart my heart
Fue la banda reina del rock duro angelino durante los 80. Y también la más desfasada: sus correrías dejan en paños menores a Pete Doherty, Amy Winehouse y otros actuales amantes de la autodestrucción. Este tema lo compuso su bajista, Nikki Sixx, que se inspiró en una sobredosis de heroína a la que sobrevivió. Pero no en una sobredosis cualquiera: Nikki despertó del borde la muerte, en el hospital, se desentubó y escapó para su casa. ¿Y qué hizo? Ponerse un chute. Y, paradojas, así nació este enérgico rock duro, perfecto para hacer footing. 



 

- Bon Jovi – Livin’ on a prayer
Si merecen o no el premio a Icono global, entregado por la cadena musical MTV, suscitó polémica aquí, el pasado otoño. Aunque un hecho es objetivo: pocos temas levantaron tantos puños y reventaron tantos pulmones, y segregaron tantos estrógenos, hace 25 años. Los de Nueva Jersey (EE UU) tenían al más guaperas de los guaperas del rock cardado (que no es poco) y fue de las pocas bandas que no bajaron a tercera regional en los 90, cuando eso del hedonismo dejó de tener sentido entre adolescentes existencialistas. Pero, ¿son por ello iconos?   



 

 

- Vixen – Edge of a broken heart
Poco espacio había para las mujeres en esta variante del rock duro, lleno de lacas y ropas de zorrón, salvo para historias sexuales sobre alguna bailarina de striptease que ponía del revés el corazón de algún rockero duro, salvaje y promiscuo. Pero ahí estaban las Vixen, una banda formada por mujeres que enamoró a muchos rockeros. Este éxito es para degustadores de las noches largas y los amores cortos.



- Poison – Talk dirty to me
Los más blandos de esta manada de cardados: este cuarteto debutó con canciones pegadizas y rockeras, con sabor a chicle, vestidas con peinados y maquillajes extravagantes, parecidos a los de una muñeca Barbie que ha metido sus dedos en un enchufe (ya quisiera Lady Gaga). Excesivos y simpáticos, y no demasiado respetados por otros piezas de su ciudad (“Odiábamos a Poison”, cuenta Slash, el guitarrista clásico de Guns N’ Roses). Su vocalista, Bret Michaels, es actualidad estos días por haber pasado por el quirófano, debido a una operación de corazón.   




- Europe – Rock the night
No eran de la soleada California, donde proliferaba el rock cardado, sino de la oscura Suecia. Esto no impidió que estos amantes de los estribillos poderosos se comieran el mundo, con su álbum The final countdown, gracias al tema que daba título a éste. Pero en él también había otros grandes baños de rock bombástico, como esta oda a la noche rockera. El paso de Europe por el programa 1, 2, 3… Responda otra vez, clásico del entretenimiento familiar patrio, queda como uno de los grandes momentos televisivos para la generación de los 80 que creció con sólo dos canales.



 

- Cinderella  – Gypsy road
Otro de esos himnos para cantar frente al espejo del baño, utilizando tu desodorante a modo de micrófono inalámbrico. Les distinguía su gusto por el rock sureño y también sus espectaculares vídeos, que no pararon de rotar en la creciente televisión musical aquellos años. Atención a éste, rodado entre ruinas aztecas y con niños medio desnudos, que observan con cara de circunstancias a estos melenudos. Cosas de los grandes presupuestos de antaño: entre lo excesivo, el mal gusto y la vergüenza ajena. 



 

- Ratt – Round and round
Compañeros de apoteósicas juergas con Mötley Crüe, son veteranos supervivientes: la banda se formó en 1976 y se mantiene en activo hasta hoy (sólo se pueden comparar en su persistencia a Dokken, otros reyes del rock festivo). Aunque ahora probablemente a esta formación sea posible verla en una sala con aforo para 300 personas, a mediados de los 80 este nombre estaba a la cabeza del rock duro americano. Tenían las canciones, las pintas y un logo muy molón con su nombre.



 

- Skid Row – 18 and life
Fueron teloneros de los bestias de Pantera, hicieron versiones de Ramones y llegaron a sonar demasiado duros como para estar en esta selección, podrá argumentar alguno. Vale, pero su momento de gloria fue con su primer álbum, llamado como la banda, que estaba lleno éxitos para melenudos que dedican más de dos horas diarias al espejo. Lo lanzaron gracias al padrinazgo de Jon Bon Jovi, con el que después acabaron tarifando, con la correspondiente trifulca llegando a los tribunales. Nunca muerdas la mano que te da de comer. Este gran tema es de su debut.




 

- L.A. Guns – Sex action
Uno de los grupos más macarras y con más cambios de formación de Los Ángeles (¿de dónde iban a ser si no?). En sus primeros años se curtió en sus filas un tal William Bailey, un jovenzuelo descarriado, llegado desde el centro de EE UU y que poco después se comería el mundo, como Axl Rose, al frente de los salvajes Guns N’ Roses. La calle Sunset Boulevard, repleta de celebridades de la gran ciudad californiana, era entonces el lugar a emigrar en los 80 si te sentías como una estrella del rock en potencia.



 

- Warrant – Cherry pie
Como desempolvar aquella vieja consola Game Boy a la que estuviste enganchado (más o menos de la misma época en la que estos grupos triunfaban): al escuchar este éxito descubres lo mucho que ha cambiado el mundo en las últimas dos décadas. La fama para esta banda llegó cuando este rock de pelos voluminosos daba sus últimos bandazos en las listas de ventas, y bajaron tan rápido como subieron. Como suele pasar con quienes despuntan en el fin de una era.






DISCOS RELACIONADOS

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: