noticias Las cinco mejores canciones de Gary Moore | Rolling Stone España

Las cinco mejores canciones de Gary Moore

El fallecido guitarrista y cantante irlandés se prodigó con blues intenso, rock duro veloz y colaboraciones que quitan el hipo. Éstos fueron sus grandes momentos musicales. Por ‘Rolling Stone’
Por - 07 de febrero de 2011
-
-
-
Imagen principal de la noticia

Gary Moore (fallecido el pasado 6 de febrero, en Estepona (Málaga), a los 58 años) fue un músico virtuoso y versátil: brilló en las filas de Thin Lizzy con punteos de guitarra melódicos y barrocos, endureció su sonido en los 80, década en la que también destacó con intensas baladas, y después alcanzó gran éxito al desarrollar su lado más blues. Ésta es una selección con sus grandes momentos musicales:

- Over the hills and far away
El álbum en el que está incluida, Wild frontier, de 1987, no es recordado entre los más inspirados en la carrera del irlandés, aunque el estribillo de la canción que lo abre es de los más coreados en su repertorio. Con sus melodías celtas y los violines pomposos que acompañan, es perfecta para alzar “un vaso con hidromiel, alrededor de una gran hoguera” (como dijo en una ocasión Txus Di Fellatio, de Mägo de Oz, al citar esta canción como una de sus favoritas de todos los tiempos).



 

- Out in the fields (con Phil Lynott)
Moore se hizo un nombre por pasar por las filas de Thin Lizzy, la gran banda de rock duro irlandés capitaneada por Phil Lynott. Éste y Gary tarifaron, pero ambos músicos arreglaron sus diferencias, a mediados de los 80, y así registraron juntos este tema sobre las agitaciones religiosas en Irlanda. Un acierto: para ambos fue su mayor éxito en las listas de ventas británicas. Es la última grabación conocida hecha por Lynott, antes de su fallecimiento el 4 de enero de 1986. 




- Parisienne walkways (con Phil Lynott)
Otra colaboración estrella entre Phil Lynott y Gary Moore. Los dos irlandeses se llevan mejor aquí que la gaseosa y el vino. La melancólica voz del primero y los punteos tirantes del segundo se entrelazan de manera intensa y sencilla. Un tema imprescindible para entender la importancia de las baladas en el rock duro. Aquí la interpretan juntos en directo: 





- Rockin’ every night
A principios de los 80 el heavy hacía estragos en el globo terráqueo. Para un guitarrista de depurada técnica y veloz como Moore era un estilo en el que era tentador sumergirse. Y así hizo con su álbum Corridors of power (1982). Aquí se explaya en un tema macarra, afilado (con cierto regusto a Deep Purple) y que hace justicia a su título: imposible que no guste al rockero y noctámbulo que se precie.



d


- Still got the blues
A principios de los 90, Gary Moore explotó su lado blues. Este movimiento le proporcionó uno de sus mayores éxitos comerciales, con este Still got the blues. Su reconocible y agudo fraseo con las seis cuerdas ha quedado además como uno de los favoritos entre los virtuosos, y aspirantes a serlo, para probar guitarras en tiendas de instrumentos musicales. Por cierto, su parecido con Parisienne walkways es reseñable:




3 Comentarios
  1. #01 eslabónperdido 7 de febrero de 2011 - 18:36

    Still got the blues posiblemente sea la canción más plomiza de la historia… Ufff, sólo Sultans os swing puede competir con semejante rollazo.
    Aunque el bueno de Gary se salía con Thin Lizzy, eso si.

  2. #02 Jack_Palma 7 de febrero de 2011 - 19:49

    eslabonperdido, tu nombre lo dice todo…

  3. #03 Alex Weller 8 de febrero de 2011 - 13:33

    Ya encontramos al mono, que tanto buscan los arqueólogos,

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: