El fotógrafo de las bandas más extremas, y sus mejores obras

Peter Beste viajó a Noruega para adentrarse en el entorno del ‘black metal’, el estilo de música más diabólico. Allí se encontró con secuaces de Satán, sospechosos de tortura y músicos cubiertos con sus heces. Sus imágenes llegan ahora a España.
Por - 25 de marzo de 2011
-
-
-
Imagen principal de la noticia

La primera vez que Peter Beste (32 años, EE UU) estuvo en Madrid fue de mochilero, hace diez años. Entonces era un estudiante de fotografía en Austin (Texas, EE UU), amante del heavy metal. Su segunda visita a la capital ahora es por su trabajo, en el que ha unido sus dos pasiones, la música dura y la fotografía: viene a presentar la exposición de fotografía True norwegian black metal (recopilada en un libro con mismo nombre), protagonizada por músicos melenudos, con caras de poseídos, retratados con cuerpos ensangrentados, junto a cruces invertidas, en bosques tenebrosos…

Estas imágenes reflejan el black metal noruego, la vertiente más extrema del rock duro, gestada durante más de dos décadas en este país escandinavo. La frontera entre realidad y ficción se diluye en este género musical y modo de vida. La adoración al diablo va más allá de los gestos pantomímicos a los que podamos estar habituados en el heavy: en su historia hay asesinatos entre bandas, secuestros o numerosas quemas de iglesias. Algunos datos: en 1993, Varg Vikernes, cantante de Burzum, grupo pilar de este tipo de música, se hizo célebre por asesinar a Euronymous (Øystein Aarseth), líder de la banda Mayhem, y por quemar varias iglesias cristianas en su país (quedó en libertad en 2009, tras 16 años de prisión); en 2006, Gaahl (Kristian Eivind Espedal), entonces en la banda Gorgoroth, fue acusado de secuestrar a un tipo, torturarle, sacarle sangre y tratar de hacérsela beber…  Sólo compiten con su radicalidad los raperos más peligrosos del hip hop gangsta. En la Noruega del bienestar, rodeados de bosques y fiordos y con cuatro horas de luz al día en invierno nace este virulento black metal 

¿Si me he puesto corpse paint alguna vez? Qué va”, responde Peter entre risas, con una lata de cerveza Mahou de medio litro entre manos. Corpse paint (pintura de cadáver, en castellano) es el signo de guerra de los militantes del black metal: el maquillaje, en tosco blanco y negro, que convierte a sus adeptos en humanos con apariencia de demonios. Peter se ganó un hueco en este movimiento, con su cara destapada y aspecto de guía de turismo, de forma progresiva: en total realizó cinco viajes a lo largo de siete años a Noruega, para recopilar estas fotos, que ahora se pueden ver expuestas en Madrid (en la tienda Cuervo Store, en calle Velarde 13). “Me gané su respeto porque no les besaba el culo”, revela el intrépido. Y añade: “La mayoría es gente muy amable y fiel a sus ideas”. Peter seduce al relatar sus vivencias insólitas. En su experiencia satánica ha inmortalizado a endemoniados personajes cubiertos de sus propias heces, conciertos con humanos crucificados o personajes con sospechosos gustos por la tortura y los niños desnudos retratados. Aquí podemos ver algunas frutos de esta convivencia:

  

12_nattefrostshit_500

Fue una sesión de fotos bastante extrema”, cuenta Beste. No es una valoración gratuita: el retratado, Nattefrost (escarcha de la noche), fumó heroína (un hábito poco habitual en el black metal), después se cagó encima y se untó con sus heces por encima. El más punk de la cuadrilla.

  

13_gorgorothlivekrakow_500

Gorgoroth en vivo. Su atronadora propuesta es una experiencia intensa y merecedora de atención, incluso para no iniciados. Porque, ¿cuántos grupos llevan cabezas de ovejas y humanos crucificados en su espectáculo? Esta banda supuso el primer contacto con el black metal para Peter: les sacó fotos en una gira por EE UU, en 2001.

  

13_kvitrafnreaction_500

Kvitrafn [el fotografiado, ex batería de Gorgoroth] trabaja en una guardería. Esta foto está sacada al lado de ésta”, cuenta el fotógrafo Peter Beste. Este músico y su doble vida no son una excepción en este panorama noruego: muchos nombres relevantes del black metal están inmersos en la Universidad, como profesores o investigadores, revela Beste.

  

12_gaahlportrait_418

Retrato de Gaahl, conocido sobre todo por haber liderado Gorgoroth. “En su casa tiene cuadros pintados por él, de niños desnudos. Son muy extraños”, revela Peter, sobre el hogar de este controvertido personaje. Fue acusado de secuestrar a un tipo durante seis horas, en las que le extrajo sangre.

  

12_gaahlshouse_500

La casa de Gaalh, legendario personaje del black metal noruego, en la montaña, a tres horas de la ciudad Bergen (Noruega). Su familia ha vivido en este perdido valle en medio de la nada durante generaciones. “No tiene calefacción ni cisterna”, cuenta el fotógrafo, que convivió varios días con él allí, junto al resto del equipo de rodaje del documental True norwegian black metal.

  

13_carpathiancross_406

Nattefrost, conocido por formar parte del grupo con mismo nombre, posa para Beste, en una imagen icónica del black metal. “Normalmente no salen con sus atuendos a luz de día, por la calle”, cuenta Peter sobre estos músicos que posaron para él. “¿Que cuánto tiempo le dedican a  vestirse y maquillarse? Unos 30 minutos, yo creo”.

 

13_elm-dudes_500 

Una noche cualquiera de juerga, en el Elm Street Pub, el garito en Oslo donde se concentran los amantes del diabólico estilo. Se ha convertido en punto de referencia en la tranquila ciudad noruega, donde acuden feligreses de todo el mundo para conocer la cuna del black metal. Porque no sólo de salmón y fiordos va a vivir el turismo noruego.

 

13_abbathpoint_500

El bosque profundo es un ingrediente importante del black metal: en él habitan varios de sus músicos y es un foco de inspiración importante para sus composiciones. También lo fue para Beste: “Me dio equilibrio. En paralelo estaba haciendo fotos a raperos en Houston, en EE UU, y fue un contrapunto a los suburbios urbanos que también estaba retratando”. El fotografiado es Abbat (Olve Eikemo), de la banda Inmortal.

 

12_kingcarhorns_500

El de la foto es King ov hell (en su DNI Tom Cato Visnes, tocó en Gorgoroth), poniendo los cuernos, de broma, en el típico coche familiar en Noruega. “King no quería que hiciese pública esta foto, aunque la saqué de todos modos”, cuenta Beste. Es la favorita de su colección de Dani Filth, de Cradle of Filth, banda inglesa de black metal (para muchos fans de este estilo, un grupo que toca una falsa e impostada versión comercial de esta música).

 

13_nattechurchback_443

Esta foto fue sacada mientras amanecía, después de una noche bebiendo y esnifando speed”, cuenta su autor. El retratado es Nattefrost.

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: