Así se separaron diez bandas míticas del rock español

Esta vez no nos importa por qué se disolvieron. Lo que realmente nos interesa es cómo: esa última bronca en el camerino, aquel reproche en el concierto final, la reunión en el local de ensayo en la que alguien dijo: “Os dejo”.
Por - 07 de mayo de 2012
-
-
-
Imagen principal de la noticia

- PLATERO Y TÚ
Método utilizado:
Entrevista en prensa, un clásico. Qué pasó: Desde que Fito se llevó al local de ensayo discos de Compay Segundo y Flaco Jiménez (el resto escuchaba a Ted Nugent), la separación pintaba muy clara. Pero no hubo reunión para hablarlo; al menos no fue la primera opción. “Lo veíamos venir, pero nos enteramos por la prensa. Leímos una entrevista con Fito [2002] en la que decía que dejaba Platero y Tú”, recuerda Juantxu, el bajista de Platero.

- HÉROES DEL SILENCIO
Método utilizado:
La bronca y el portazo. Qué pasó: Los Héroes, siempre diferentes, oficiaron su última cena en Los Ángeles, Estados Unidos, en 1996. Ya habían decidido hacía meses que aquello no tenía mucho sentido, pero debían cumplir con unos conciertos ya contratados. Pero después de aquel recital en L.A., todo estalló. Lo recuerda Pedro Andreu, el batería: “Fue muy visceral. Después del concierto se produjo una bronca y todos se fueron a casa, a Zaragoza. Menos yo: era el único que no tenía novia y, joder, estaba en Los Ángeles. Así que me pasé allí una semana”. Decidieron juntarse unas semanas después en Zaragoza y allí se finiquitó Héroes. Años más tarde, como bien sabéis, se volvieron a reunir para una gira de despedida.

- PIRATAS
Método utilizado:
Decir “estamos hartos” mucha veces, y en diversos lugares. Qué pasó: Lo de Piratas fue eso… tacita a tacita. Lo explica su vocalista, Iván Ferreiro: “No tuvimos una reunión definitiva ni nada por el estilo. Eran continuos comentarios en los hoteles, la furgoneta, el local de ensayo… Cada vez que nos juntábamos, hablábamos de separarnos. Y decidimos anunciarlo justo después del concierto de La Riviera donde grabamos un dvd [octubre 2003]”.

- MERCROMINA
Método utilizado:
Reunión en un bareto. Qué pasó: Los cuatro Mercromina quedaron en su garito de siempre, el Heartbreaker, en Albacete. Pero, mala suerte, ese día chapó. “Tuvimos que buscar otro bar, pero estaban todos llenos porque a esa hora había fútbol: jugaba el Albacete contra no sé quién. Al final encontramos uno. Casi no nos oíamos entre el volumen de la televisión y la gente. Decidimos la separación y acabamos tomando cervezas”.

- 091
Método utilizado:
Quedada en la casa del batería. Qué pasó: Junto con Los Planetas, 091 es lo más grande que ha dado el rock granadino. Así fue su última cena en palabras de su líder, José Ignacio G. Lapido: “Quedamos en casa del batería, Tacho [año 1996]. En principio era para planificar el futuro, pero los cinco intuíamos que aquello se acababa. Tuvimos una conversación muy larga, de horas, y poco a poco fue saliendo el descontento. Al final, decidimos hacer una gira de despedida y dejarlo. Cuando nos marchamos de casa de Tacho dejamos varias botellas vacías”.

- GABINETE CALIGARI
Método utilizado:
El jarro de agua fría. Qué pasó: Lo hacían siempre: cuando terminaban una gira, se reunían los tres gabinetes en la casa de uno de ellos y planeaban la próxima temporada. Pero ese año, 1999, fue distinto. Jaime Urrutia, cantante, insistió en que la quedada fuese en su territorio, su casa. Lo cuenta Ferni, bajista: “Llegamos allí Edi [batería] y yo, y nos lo dijo sin rodeos, algo poco habitual en él. Lo soltó de sopetón: se había acabado un ciclo y quería dejarlo. A Edi y a mí nos cayó como un jarro de agua fría. No lo esperábamos en absoluto. De hecho habíamos tenido tiempos peores. Ese año disfrutamos bastante, pero Jaime fue muy claro: sufría en el escenario. Así que lo dejamos. Salimos de su casa. No hubo abrazos. Edi se fue de meditación a Canarias y yo a cuidar a mi madre, que estaba muy enferma”.

len771oruptura_651

El grupo leño en 1982, junto antes de la ruptura.

- LEÑO
Método utilizado:
En plena gira con Miguel Ríos. Qué pasó: Era darse una última oportunidad. Corría 1982 y Miguel Ríos abarrotaba estadios. Y se llevó a Leño para la gira de aquel El rock de una noche de verano. “Nosotros ya casi habíamos decidido separarnos, pero era aquello de darse una oportunidad: a ver si surge algo…”, explica Tony Urbano, bajista de Leño. Nadie sabía que los Leño estaban a punto de desaparecer. Ni siquiera Miguel Ríos. Lo curioso fue que después de aquella exitosa gira hubo un concierto más. “Fue en el programa Musical Express. Cuando terminó, no hubo ni llantos ni risas. Hicimos lo de siempre: tomarnos unas cervezas y fumarnos unos porros”, explica Tony.

- NACHA POP
Método utilizado:
Un montón de conversaciones aquí y allá, pero ninguna oficial. Qué pasó: Los Nacha eran así. Nada de reuniones, nada de “vamos a hablar”. Lo cuenta Nacho García Vega, guitarra y voz: “No tuvimos ninguna reunión donde se tratara de la disolución. Lo llevábamos hablando desde hacía mucho tiempo. No estábamos a gusto, y pusimos una fecha. Hicimos un concierto y lo dejamos”. Fue 1988. Años después, el grupo se reunió para una gira final.

- LOS ENEMIGOS
Método utilizado:
Eso tan solemne: “Tenemos que hablar”. Qué pasó: Los Enemigos siempre fue un grupo de bar, y su despedida también se produjo rodeada de serrín y botellas de coñac. Pero antes… Habla Fino, bajista fundador: “Había mucha desmotivación y el tema de la separación estaba ahí. Un día me llamó por teléfono Josele y me dijo: ‘Fino, quiero hablar contigo’. Y respondí: ‘Yo también’. Nos conocemos muy bien y tanto por el tono suyo como por el mío sabíamos lo que iba a pasar. Quedamos en el bar de siempre, El Monje, en Ópera [centro de Madrid], y estuvimos de acuerdo en que había que dejarlo. Entonces nos dimos un abrazo muy fuerte”. Lo que más les preocupaba era cómo comunicárselo a sus dos compañeros, Chema (batería) y Manolo (guitarra). “Chema ya lo intuía, pero Manolo no. Es que vive en una nube. Flipó, pero luego lo aceptó”. Ahora, Los Enemigos han regresado juntos a los escenarios.

-LOS RODRÍGUEZ
Método utilizado:
Uno le pasa el marrón al otro en medio de una entrevista en directo. Qué pasó: Las cosas de Andrés Calamaro. La decisión de separarse estaba ya tomada. Fue algo paulatino. Distanciamiento de los miembros, hastío, proyectos en solitario. ¿Pero qué método escogieron para decirlo? El de la patata caliente. Habla Ariel Rot en Sin vuelta atrás, de Juan Puchades: “Cuando salió Hasta Luego [su último disco, 1997] fuimos a una radio, Los 40 Principales, a tocar en acústico, y Andrés me pasó el fardo a mí, diciendo algo así como ‘cuenta que vas a grabar un disco’. Pero no, no había un plan sobre cómo hacerlo público”. Calamaro, genio y figura.

 

 



DISCOS RELACIONADOS

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: