David Bowie
The next day
Discográfica: Iso–Sony
País: EEUU
Lanzamiento: 2013-03-11
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
-
-
-

La rumorología post-infarto nos hablaba de un Bowie en retirada, abstraído en la contemplación de su creciente colección de cuadros. La inusual discreción del equipo artístico implicado aquí –en estos tiempos de impudicia digital, casi un milagro– permitió que el británico invirtiera el rol y regalara, en el día de su 66º cumpleaños, la noticia por la que sus resignados fans llevaban una década suspirando: el nuevo disco ya estaba en la rampa de lanzamiento.

El errático devenir post-Scary Monsters (1980) parecía haberse enderezado tras su reencuentro, en los albores del presente siglo, con el productor Tony Visconti. De hecho, álbumes como Heathen (2002) y Reality (2003) no pitaron –al menos no lo hicieron estruendosamente– en el sufrido control de calidad. Aún así, se seguía echando en falta un disco que enjugara, de una vez por todas, los sinsabores acumulados en anteriores entregas. Pues bien, The next day es ese disco. Un trabajo pleno de ambición, con pocas fisuras y, lo más importante, rico en canciones a la altura de la reputación del londinense.

Entre las catorce incluidas en la versión estándar –la edición lujosa aporta tres bonus poco interesantes–, destacan Love is lost, con sus guitarras lacerantes y teclados catedralicios. También Valentine’s day, muy cerca de su etapa glam. O If you can see me, conectando con lo mejor de Earthling (1997). Eso por no hablar de la fascinante The stars (Are out tonight), del dramatismo de You feel so lonely you could die o del inesperado zarpazo hard-rock asestado por (You will) Set the world on fire. Esta vez sí: brindemos.

Escribir comentario

Debes iniciar sesión para comentar en Rolling Stone

Si no tienes cuenta, puedes crearla en apenas unos segundos.

También puedes iniciar sesión mediante: